Estado

Demasiado amado para no querer. 
Demasiado vivo para entristecer. 
Demasiado humano para aborrecer. 
Demasiado vivo para no creer.

Cristino Alberto Gómez
3 de junio de 2015
@CristinoAlberto

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!