Entradas

Mi triste guarida

Aunque no me perdones la vida,
cual tormenta que ignora moradas
y con ella mi triste guarida
que al andar calará con sus riadas;

Aunque digas que no lo merezco,
aunque quieras pensar que resisto...
aunque olvides el ay que padezco
si es que acaso imaginas que existo;

Porque supe vivir como vivo,
porque sé de tus ojos el brillo
cuando entregas el ramo de olivo
o si cierras por dentro el pestillo;

Porque habita una flor en tu pecho,
porque miles serán tus razones...
desde el suelo que encarna mi lecho,
te perdono que no me perdones.

Cristino Alberto Gómez
13 de agosto de 2017
@CristinoAlberto

Vacías las alforjas

Quiero
cambiar por voluntad las esperanzas,
dejar para el final las remembranzas,
trillar con el rocío mi sendero.

Sueño
llegar al manantial con mis andanzas,
hablarte de un lugar mientras avanzas,
surgir de la tristeza, allí el empeño.

Llevo
vacías las alforjas; no me asusta
el arduo caminar. La marcha justa
conduce al corazón del mundo nuevo.

Cristino Alberto Gómez
12 de agosto de 2013
@CristinoAlberto

Un espacio se vacía

¡Oh, la vida, vida mía!
Va distante cuando amarga
la materia que se encarga
de la túrbida energía.

Nada lleva el temporal,
nada tumban los temblores,
nada cuentan los dolores,
nada queda de un jornal.

Nada arrastra la tormenta,
nada portan mis rincones,
nada las habitaciones,
nada el pecho se lamenta.

Pero vida, vida mía,
de las penas y temores
y los bravos desamores
un espacio se vacía.

Cristino Alberto Gómez
18 de abril de 2017

@CristinoAlberto

Más allá de este fuego

Más allá del silencio
que me acecha constante
en reclamo del precio
de mi andar galopante...

Más allá de las horas
que se fueron conmigo
y el temblor de mi pecho
cuando sueño contigo...

Más allá de la rabia
con que el sol me cegó,
la serpiente dorada
que mi fruto cambió,

la mirada más pura
que mi pecho impacienta
porque sabe tan tuya
la que altiva la encuentra...

Más allá del momento
cuando el verso germina,
más allá de los tiempos,
si es que el tiempo termina...

Más allá de tus manos
cuando tiemblan de frío,
y mi grito buscando
tu calor con el mío...

Más allá de las piezas
que a lo lejos danzamos
cada vez que, lo sabes,
lo sé, nos pensamos...

Más allá de mi vida,
porque habré de perderla,
de la noche que cuida
tu sueño en su vela...

Más allá de los ojos,
si tendrán las ventanas,
los oídos del techo
y el rumor de una rama

cuando cae despacio
mas resuena su grito,
y también de mi canto,
esta vez sobre el piso...

Más allá de tu espera,
mi desesperación,
mi locura, la entera
desnudez de …

Encuesta para habitantes de la República Dominicana

¡Hola!

¿Vives en la República Dominicana? ¿Podrías ayudarme con esta encuesta para mi tesis? Favor presionar el siguiente enlace:

ENCUESTA SOBRE HÁBITOS DE CONSUMO EN LA REPÚBLICA DOMINICANA

Muchas gracias por tu apoyo. Agradeceré que también puedas compartir con otras personas.

Atentamente,

Cristino Alberto Gómez
@CristinoAberto

Saber que lo dirías

Ya no quiero que sea, yo quiero
saber que puede ser...
como ayer.

Y no quiero que digas, yo quiero
saber que lo dirías
como un día.

No me digas si esperas, comenta
que puedes abrazarme
o mirarme.

Se me va la mañana. Llevando
los ojos tan abiertos,
no despierto.

Me saludan las horas, los días,
los sueños que controlas
muy a solas.

Me conduce el caudal de la vida,
no sé por cual sendero
o si muero.

Voy buscando tu paso a mi lado.
¿En qué lugar te encuentro?
Muy adentro.

Cristino Alberto Gómez
15 de marzo de 2017

@CristinoAlberto

Déjame nacer

Porque vivo tantas cosas que te quiero agradecer, desde el mero pensamiento hasta el arte de crecer, ¡déjame nacer!
Porque supe del abrazo que quisiera conocer, porque sueño con el cielo y el mentado amanecer, ¡déjame nacer!
Para luego comentarte de las horas que nadé cuando supe que podría ser motivo de tu fe, ¡déjame nacer!
Te prometo que si dejas voy a comportarme bien. Si me mandas a la escuela, ya verás que traigo un cien. ¡Déjame nacer!
Porque yo no sé de miedo ni tampoco de placer, sólo sé que ya te quiero... ¿tú me amas, puede ser? ¡Déjame nacer!
Del espacio solitario donde ya me sé mover, soy el grito que suplica desde el fondo de tu ser: ¡déjame nacer!
Cristino Alberto Gómez 10 de febrero de 2017 @CristinoAlberto