Lucero

Si tus años se cansan y tiembla la vida
como ayer en tu frente el pesado sudor
y las grandes verdades se vuelven mentiras
y se amargan las horas y calla el cantor...

Si la lluvia en abril de tus campos se olvida,
del jardín se marchita hasta la última flor
y esperando en el rancho tu arado se oxida
y tus ojos aguados saludan el sol...

Que tus lágrimas rieguen la nueva semilla,
forjadora esperanza, dorado color,
y germina cual sol mañanero que brilla:
cuan oscura la noche, tan firme el albor.

Cristino Alberto Gómez
@CristinoAlberto
8 de junio, 2015

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!