Yo quiero dormir contigo

Ya no quiero despertar
sabiendo que era mentira,
que la almohada no mira
ni siente mi respirar.
Ningún cuello hice vibrar;
sólo me abraza un abrigo.
Nadie escucha lo que digo.
¿Hasta cuándo he de esperar?
Lo que quiero no es soñar;
yo quiero dormir contigo.

Dije a Dios que quiero verte.
y me siento agradecido:
nomás haciendo el pedido
Él me concedió la suerte,
pero soñar no es tenerte
y por eso ahora sigo
rogando a Dios como amigo
que me permita aclarar:
lo que quiero no es soñar;
¡yo quiero dormir contigo!

Cristino Alberto Gómez
18 de julio del 2007
@CristinoAlberto

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador