El triste llanto

Mis ojos lloran cuando muere un santo,
mis ojos lloran cuando muere un cruel,
pues mis sentidos no distinguen tanto
entre las lágrimas y el triste llanto
de cada madre que los vio nacer.

Arde la sangre, cual flamante llama,
tierra y asfalto traspasando, mas
al extrañar su voz cuando lo llama,
a aquella madre que justicia clama
el hondo frío no la deja en paz.

Cristino Alberto Gómez Luciano
República Dominicana, 3 de octubre del 2007

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador