Comunidad de Fondo Grande rechaza exploraciones mineras

Fondo Grande, 1 de septiembre del 2009. Desde hace varios años, los habitantes de la comunidad de Fondo Grande en el municipio Loma de Cabrera han observado con extrañeza la entrada de personas desconocidas, quienes recorren sus propiedades y colocan cintas de diferentes colores, con numeraciones que indican ser parte de algún estudio.


Hasta el miércoles 26 de agosto, la comunidad desconocía las intenciones de estas señales, así como la identificación de quienes las colocan. Esta información fue conocida parcialmente, cuando los trabajadores de la compañía que viene realizando tales estudios intentaba realizar exploraciones más profundas, que implicarían la excavación de zanjas a través de parte de los terrenos donde han estado trabajando en franca violación de la propiedad privada que indica que se debe tener autorización de los dueños de los terrenos para penetrar a estos a realizar cualquier actividad.


Al momento en que los obreros de la compañía exploradora se dirigieron a algunas personas para solicitarles autorización de empezar a excavar las zanjas, éstos reaccionaron impresionados al considerar que era más que una irrespetuosa burla el pedirles hoy la autorización si llevan más de cinco años andando por sus tierras sin haberse dirigido a ellos siquiera en un gesto de saludo. Fue así como se realizó de inmediato una reunión con parte de la comunidad para tratar el tema. Los extraños visitantes dijeron pertenecer a una compañía llamada UNIGOLD Dominicana, y admitieron estar trabajando en un estudio de exploración que, de generar resultados positivos, sería sucedido por la explotación de una mina de oro.


Los miembros de la comunidad presentes se dirigieron a ellos para darles a conocer las organizaciones de la comunidad, a través de las cuales se realiza toda actividad de trascendencia para el colectivo de su población. Así mismo, se les informó que en Fondo Grande se está trabajando un plan de gestión estratégica en el cual se destaca el interés por preservar el medio ambiente y los recursos naturales para asegurar el bienestar de las generaciones futuras. En enero del presente año fue inaugurada una microcentral hidroeléctrica, instalada y administrada por la propia comunidad con el apoyo del Programa de Pequeños Subsidios (PPS/PNUD/FMAM). Del mismo modo, se están reforestando los terrenos y estableciendo sistemas sostenibles de producción con el apoyo del PPS y el Plan Nacional Quisqueya Verde de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales.


El señor Luis Ceferino Gómez, quien habló en representación del Consejo para el Desarrollo de Fondo Grande, el cual preside, expresó que estos terrenos son la vida de los fondogranderos y sus familias, el espacio en que se han desarrollado y que patrióticamente han cuidado durante más de medio siglo. Es importante señalar que Fondo Grande se encuentra ubicada justo en la cuenca alta del Río Manatí, el principal afluente del Río Masacre, por lo que la conservación de su caudal y de la calidad de sus aguas es crucial para la subsistencia en las comunidades fronterizas, tanto en República Dominicana como en Haití, cuya vida depende del aprovechamiento de esta agua.


La comunidad reclamó que los visitantes y sus compañeros de trabajo hayan estado interviniendo sus propiedades sin conversar previamente con ellos y sin mostrarles ningún documento que indique la legalidad de su entrada a la comunidad, pues los miembros de esa compañía nunca se han dirigido a las organizaciones comunitarias siquiera para un previo estudio de impacto ambiental de las actividades que ahora están realizando. Es por eso que se les solicitó: (a) no seguir trabajando en Fondo Grande hasta que esta situación se aclare; (b) dar a conocer a sus superiores el interés de la comunidad en tener una reunión formal con ellos para conocer los detalles de estos trabajos; (c) presentar a la comunidad el proyecto escrito, así como los acuerdos y permisos ambientales que sustenten su legalidad.


El pequeño encuentro terminó con saludos entre los presentes y los puntos parecían haber quedado claros. Sin embargo, al parecer no todo había sido entendido por los miembros de la compañía, quienes no escatimaron para volver con las mismas herramientas y equipos el sábado 29, con la intención de continuar el trabajo del miércoles. Cuando ya se desmontaban de la camioneta, fueron llamados la atención por un equipo de comunitarios que les dieron instrucciones para abandonar la comunidad y detener sus labores hasta que se logre aclarar la naturaleza de las labores que están realizando.


En la tarde del mismo sábado, la comunidad se reunió para discutir el tema y consensuar las acciones que tomaría la comunidad en relación al caso. Comenzada la reunión, nuevamente se presentaron representantes de UNIGOLD tratando de confundir y hasta amenazar a los comunitarios con el propósito de convencerlos para iniciar nuevamente los trabajos. Se reiteró el planteamiento que se hizo en la mañana de que hasta tanto la comunidad no conociera las repercusiones que podría traer este proyecto y tomara las decisiones de lugar, no permitirían que esta compañía entre a sus tierras avalados en la Ley 146-71 de minería, la cual indica en su artículo 23 que para hacer exploraciones mineras se debe contar con el permiso de los dueños de la tierra.


Esta compañía no ha escatimado esfuerzos para amedrentar a la comunidad con llamadas de sus abogados a miembros del consejo tratando de convencerlos de la supuesta legalidad de sus acciones. La comunidad de Fondo Grande no se dejará amedrentar por esta compañía ni por los políticos de turno, quienes deben apoyar y defender a la comunidad representada, para defender sus derechos de vivir en un espacio que han construido con su esfuerzo y sudor.

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador