Hacia la interfaz entre Ciencia y Política


Por Cristino Alberto Gómez 

______________________________________________
Los procesos de formulación, implementación y monitoreo de políticas pueden ser mejorados mediante la aplicación de los resultados de las investigaciones científicas, que a su vez deberían enfocar maneras de aportar soluciones para el desarrollo de los pueblos.

En los últimos años, diversas investigaciones científicas incluyen en sus textos de divulgación algún apartado para tomadores de decisiones, lo que considero un paso importante para el casamiento entre la comunidad científica y la clase política. Por mucho tiempo y todavía en diversas áreas, los resultados de trabajos científicos han sido de acceso circunstancialmente restringido a especialistas e investigadores, normalmente por  la poca divulgación (como tesis cuyos ejemplares se quedan en las universidades y con sus autores), así como por su publicación sólo en revistas científicas a las que los tomadores de decisiones no tienen acceso y cuyo lenguaje les impediría entender los textos si pudieran encontrarse con ellos. 

Entiéndase que no pretendo que los términos científicos sean reducidos, ni cuestiono la importancia de la profundidad de los estudios, la aplicación de metodologías complejas propias de sus áreas, el uso de gráficos, modelos matemáticos y otras herramientas a través de las cuales se logra un mejor acercamiento a las realidades que se trata de explicar gracias a las virtudes de la Ciencia. Igualmente, comprendo que no todo conocimiento científico tiene su relación directa con los procesos de toma de decisiones. Creo que los temas  útiles a un determinado público meta también son adaptables a su lenguaje. 

La Ciencia tiene muchos retos que enfrentar y uno ellos es precisamente enamorar la Política para que esa imprescindible unión se consume. No puede seguir siendo cierto que por un lado la Ciencia conoce problemas vitales y solubles de diversa índole y los engavete, mientras por el otro los políticos toman decisiones empíricas que, lejos de contribuir con la solución a esos problemas, terminan agravándolos como externalidades. No puede seguir siendo tan paradójico que ocupen las posiciones de poder personas con poca capacidad de entender la realidad y encontrar soluciones apropiadas mientras los conocedores rehuyen de esos puestos y procesos. Es cierto que una medida técnicamente correcta no siempre es aplicable a la realidad del territorio donde se aplica, pero lo podrá ser cada vez más si su formulación se fundamenta en el conocimiento del contexto y si los problemas son enfrentados con un alto entendimiento por parte de los tomadores de decisiones.

Es necesaria una interfaz entre el conocimiento y las decisiones, entre la Ciencia y la Política. Varios componentes son parte de la solución y entre ellos es muy importante que la Ciencia sea comunicada en los momentos, a la personas y de las maneras apropiadas. Los medios de comunicación populares (como radio, televisión y periódicos) deben ser utilizados en ese proceso, adaptando la información al lenguaje del público meta en cada caso. Los informes de política (policy briefs) que contextualizan en breve las investigaciones para la toma de decisiones son una buena medida, sobre todo si llegan a las entidades que pueden hacer utilidad de ellas y, mejor aún, si las investigaciones son realizadas en conjunto con esas entidades. 

Por otro lado, el establecimiento de plataformas para la discusión, formulación, implementación, monitoreo y evaluación de las políticas puede servir como puente y espacio de participación, fortaleciendo la democracia. Esas plataformas han de involucrar representantes de la comunidad científica, de instituciones del gobierno central existentes en la localidad, el gobierno municipal, organizaciones juveniles y estudiantiles,  organizaciones comunitarias de base, agencias de cooperación, denominaciones religiosas y gremios empresariales. De esa manera las políticas podrán ser contextualizadas al territorio y contribuir de modo sostenible a la generación de bienestar para la sociedad, que es tan diversa como sus prioridades e inquietudes.

Cristino Alberto Gómez
10/06/2010, 9:28 AM

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!