Liderazgo en el desarrollo rural

El pasado domingo (21 de julio de 2013) tuve la oportunidad de compartir con la gente en la comunidad de Fondo Grande. Conversamos acerca del liderazgo, su relevancia y práctica en el contexto del desarrollo comunitario. Fue interesante que ideas muy diversas sobre las características de un líder convergieron en la orientación al servicio. Un líder fue descrito por los participantes como una persona que sirve a los demás. Las principales diferencias identificadas entre un líder y un jefe fueron:
- un líder sirve mientras que un jefe ordena;
- un líder trata de escuchar mientras que un jefe trata de ser escuchado;
- un líder es humilde mientras que un jefe es arrogante;
- un líder usa el poder de la razón mientras que un jefe usa el poder de la fuerza.
En el contexto del desarrollo rural, es importante reconocer el potencial de una comunidad para lograr sus metas en vez de sólo identificar los problemas como punto de partida para una intervención. Las habilidades de liderazgo son necesarias para fortalecer la capacidad de una comunidad para liderar su propio desarrollo. Este proceso será sostenible a medida que las personas incrementen su nivel en la escalera de participación y se fortalezcan los capitales de la comunidad (natural, humano, cultural, social, político, financiero y construido) en un espiral ascendente.
Las aptitudes que definen un líder son muy diversas pero, de acuerdo con Stephen R. Covey, el líder es efectivo cuando antepone la ética del carácter a la ética de la personalidad. Las prioridades de un líder altamente efectivo son los principios, los cuales son perpetuos e invariables. Los principios son puestos en práctica a través de siete hábitos esenciales:
1. Sea proactivo
2. Empiece con un fin en mente
3. Establezca primero lo primero
4. Piense en ganar-ganar
5. Busque primero comprender, luego ser comprendido
6. Sinergice
7. Afile la sierra
Estos hábitos permitirán a una persona pasar de la dependencia a la independencia (1-3) y entonces a la interdependencia (4-6). La mejora continua (7) es la clave para la auto-renovación, teniendo un balance entre las áreas espiritual, mental, social/emocional y física de la vida.
El significado de cada hábito fue discutido con ejemplos prácticos provistos por los participantes. Esta charla, realizada en la escuela de Fondo Grande (que es a la vez el centro comunitario) fue parte de los esfuerzos del Consejo para el Desarrollo de Fondo Grande para promover la participación activa y el empoderamiento de la gente sobre el proceso de desarrollo local.
Cristino Alberto Gómez

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador