Hacer o no hacer

La suspensión de la graduación del Plan Nacional de Alfabetización “Quisqueya Aprende Contigo” en Dajabón fue la mejor decisión que se pudo tomar. A este respecto me tomo estas líneas para hacer dos planteamientos.

En primer lugar, reconozco y respeto el trabajo de todas aquellas personas que con vocación, entrega y voluntad trabajan en la misión de enseñar a pescar a quienes  por una u otra razón no han podido aprender a leer y escribir. Dios les bendiga en su sagrada y altruista labor.

En segundo lugar, quiero referirme de manera especial y breve a aquellas personas quienes no conocen el significado de una misión, siquiera el de un compromiso asumido. Estuve por mi tierra natal, perteneciente a esta provincia, días antes del jueves 25 de julio para cuando estaba pautada la mencionada “graduación”. Fue entonces cuando se me acercaron tres personas en momentos separados para contarme su descontento y decepción con la manera como el referido plan de alfabetización llegó a esa comunidad a través de agentes del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza Terrestre (CESFRONT), quienes estarían contribuyendo al mismo y a quienes está asignada la alfabetización en nuestra comunidad.

Ya repetida la incomodidad manifiesta por la gente, me detengo a conversar con el señor M. Se apoya en una columna de la enramada y me dice: “Mire, Cristian: yo estaba motivado porque ellos vinieron a tomar una lista diciendo que al que no sabía le iban a enseñar y al que sabía un poco le iban a ayudar a leer mejor. ¡Ah, Dios! ¡Pero ellos nada más han venido dos veces aquí!”. Luego continúa, ahora con un volumen más elevado en la voz: “y entonces vienen a invitarnos y yo digo que no voy a ir para allá, porque ellos no han venido a dar clase, sólo a inscribirnos y después a invitarnos dizque para la graduación”.

Me llama la atención el tema y trato de indagar más, dado mi previo desconocimiento de la situación. “Explíqueme, ¿cómo que sólo vienen a invitarlos a la graduación? - le pregunto- ¿Y ustedes van a coger para allá?”. “No, Cristian. Eso es lo que yo digo. Ellos lo que quieren es hacer un aparataje, porque vinieron a invitar nada más a los que ellos vieron que ya sabíamos un chin. A los otros no los invitaron, como quien dice, para no pasar la vergüenza. Yo digo que no voy para allá aunque se pongan bravos; yo no voy a apoyar esa vagabundería”, me replica el señor M.

La indignación permanece en mis adentros a pesar de mi deseo de creer que no sea cierto, pero la coincidencia al recibir la misma queja tres veces distintas me hace convencer. Recuerdo entonces la sencilla y significativa frase que proclamaba mi abuelo, que en paz descanse, y que legó a mi padre, que Dios le dé mucha vida y salud: “si voy a trabajar, trabajo; si no, no trabajo nada”. Es decir, hacer o no hacer. Si me comprometo es para cumplir y si sé que no cumpliré mejor no me comprometo.

Olvidados de los números, los aparatajes y la necesidad de hacer creer que estamos en el mundo de “lo que está bien”, es de pensar y preguntarse: ¿estoy haciendo algo que vale la pena? De no ser así, pues, ¡qué pena! Pero no se puede pretender usar así a nuestra gente inocente y buena.

29/07/2013

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!