Sentencia contra el Sol

Los jueces del tribunal
desterraron a Juliana.
Dicen que es dominicana
sólo quien firma Espinal,
Guevara, Pérez, Cabral...
"¡Vaya firme con apodos!",
enseñándole los codos
dijo el tribunal inerme.
Pero el diablo nunca duerme:
¡el Sol salió para todos!

Dice Jansel que también
le está pasando a su abuelo:
no le toca el patrio suelo
donde completó los cien.
Hoy viene quién sabe quién
a decirle que se engaña
si el agua con que se baña
piensa que le pertenece.
Siente el viejo que lo mece
el  viento, junto a la caña.

Me quieren desheredar
porque soy de la frontera.
Allá en Loma de Cabrera
está el lejano lugar
donde se suele hospedar
el bueno, el malo y el feo.
Con la música de Seo
le podemos recibir.
Vaya a ver lo que es vivir;
el Sol avanza y lo veo.

¡Pero qué problema el Sol
que no acata la sentencia!
Acúsenlo de imprudencia;
cóbrenle impuesto en alcohol.
Fue nuestro acusado el Sol
el mismo que el otro día
en acto de rebeldía
desobedeció a la Junta.
Secretario, me le apunta
que le aluzó a Ana María.

Venga, amigo Simeón
para que resuelva el caso,
no vaya a ser un fracaso
la norma de mi nación.
Es que la constitución
no me dice cómo actuar,
si le mando un militar
a que le pegue candela
o si le quito la cédula
al Sol, que vuelve a brillar.

Cristino Alberto Gómez
@CristinoAlberto
22 de noviembre del 2013

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!