Conceptos de Planificación Estratégica

Cristino Alberto Gómez

Si buscamos una definición sencilla de la planificación estratégica, podemos empezar diciendo que la planificación estratégica es un proceso que permite a la organización (sea esta con o sin fines de lucro) reconocerse dentro de su sector, determinar su horizonte de acción, lo que se propone y cómo lograrlo. No obstante, el entendimiento del concepto de planificación estratégica puede ampliarse si lo analizamos por parte. 


Planificación
Las organizaciones, como las personas, se enfrentan cada día a un mundo en constante transformación que requiere la adaptación a ciertos cambios para poder sobrevivir y avanzar hacia el logro de sus metas. Esta condición les impone el reto de frecuentemente reflexionar sobre sus acciones en retrospectiva, su momento actual y lo que quieren ser en escenarios futuros como punto de partida para delinear los caminos que les conducirán a la situación deseada. Este proceso, que puede tener diferentes escalas espaciales y temporales, es la planificación. En pocas palabras, se puede llamar planificación al proceso que comprende la definición de objetivos y las decisiones o acciones a futuro para optimizar su alcance.
En su cotidianidad y durante toda una vida, las personas planifican con alta frecuencia, desde lo que preparará para la cena hasta lo que quiere ser en unos años. El hecho de estar reunidos en la clase de Planificación Estratégica, como en otras de su carrera, resulta de procesos de planificación de diversas personas.
Existe la planificación formal y la informal[1]. Cuando se planifica una salida el próximo fin de semana no es necesario escribirlo y se trata de una planificación informal. En otros casos, como cuando se establece la nueva política ambiental del país o cuando se establece un acuerdo de préstamo con una entidad financiera se trata de procesos de planificación formal.
Por otra parte, la planificación toma en cuenta un entorno dentro del cual se reconoce la persona o el grupo que planifica. En este entorno, se prevé lo que puede pasar o el escenario futuro sobre el cual se toman las decisiones de lo que se pretende hacer.

Estrategia
La palabra “estrategia” viene de las voces griegas stratós (ejército) y agia (guía). Según el Diccionario de la Real Academia Española, estrategia significa: “Arte de dirigir las operaciones militares” en su primera acepción, y en la segunda: “Arte, traza para dirigir un asunto”.
Una estrategia define la orientación de la entidad que le permite adaptarse a los cambios y tomar las decisiones acertadas en los momentos apropiados con vista en lo que se propone lograr en sus horizontes de planificación. En otras palabras, una estrategia es un conjunto de reglas que permitirá recordar qué es la organización y qué no es dentro de su ámbito de operación a medida que desarrolla sus actividades y toma decisiones mientras intercambia con un ambiente dinámico en diferentes momentos de su accionar. Tener claro su rol es esencial para que la empresa pueda responder proactivamente a los cambios en el entorno.
Una estrategia bien definida y aplicada[2]:
  • Es factor de diferenciación de la empresa con respecto a sus competidores
  • Se implementa a través de acciones orientadas al cliente para satisfacer sus necesidades a la manera particular de la empresa.
  • Visualiza los compromisos de manera precisa identificando qué hacer y además qué no hacer.
  • Se enfoca en actividades complementarias que se pueden reforzar entre ellas en espiral ascendente.
  • Orienta el mejoramiento continuo de la empresa y la impulsa hacia el logro de la visión empresarial.


Plan estratégico
Para definir la manera como implementarán sus estrategias en un lapso de tiempo definido (normalmente hacia el mediano y largo plazo), las organizaciones se auxilian de un instrumento llamado plan estratégico. El plan estratégico visualiza la organización como un todo y pretende dirigir los esfuerzos y recursos de todos los integrantes y departamentos hacia un mismo sur.
Para entender el nivel al cual se define un plan estratégico, es importante considerar que una empresa tiene tres niveles organizacionales o  jerárquicos[3]:
  1. El nivel institucional o alta gerencia, que involucra las personas que toman decisiones estratégicas a partir del análisis del entorno (directores, accionistas, altos ejecutivos, consejo administrativo).
  2. El nivel gerencial o gerencia media, compuesto por el personal encargado de conectar el nivel institucional con el nivel operacional (gerentes de divisiones y departamentos). Dirige el nivel operacional de manera que sus decisiones en la asignación de recursos en las actividades responda a la estrategia global de la empresa.
  3. El nivel operacional o gerencia de primera línea, encargado de poner en ejecución las tareas cotidianas de la empresa, en las cuales busca la especialización y la eficiencia para fabricar los productos u ofrecer los servicios que provee (técnicos, operadores).

El plan estratégico se define en el nivel institucional de la empresa, si bien con la participación de todos los niveles, y se establece a escala temporal de mediano a largo plazo. No debe confundirse con un plan operativo ni con un plan de negocio.
No se elaboran planes estratégicos organizacionales a nivel de departamentos, programas o proyectos, sino a nivel de empresas, organizaciones sin fines de lucro, instituciones gubernamentales. En este curso nos enfocaremos primordialmente en la planificación estratégica empresarial. En un próximo artículo veremos que existen también otros tipos de planes estratégicos que no son organizacionales
Las tres preguntas básicas del plan estratégico son: ¿dónde estamos?, ¿hacia dónde queremos dirigirnos? y ¿cómo llegamos? De tal modo, normalmente contiene la misión, visión y valores de la empresa, una descripción de los objetivos a largo plazo, las estrategias previstas para lograrlos y los respectivos planes de acción. Documentos más completos incluyen también el análisis ambiental  o citan proyectos clave por objetivo. A pesar de su diversidad según el enfoque y el tipo de organización para la cual se realiza, los planes estratégicos tienen algunos elementos clave:
  •         La visión. Señala hacia dónde queremos llegar en el horizonte, enfoca la situación que se busca y será compartida por todos para caminar hacia un mismo sur. ¿Puede la empresa enfocar mejor lo que quiere?
  •         Misión, objetivos y metas. Definen el mapa de ruta para lograr mayor eficiencia en los equipos en el marco de los planes globales.
  •      Valores. Indican los patrones de conducta preferibles, por cuya implementación la organización vela a través de todo el sistema empresarial.
  •        La estrategia. Permite orientar los recursos disponibles al logro de la misión, los objetivos y las metas.
  •       Ejecución y evaluación. El plan estratégico debe llegar a todos los espacios y elementos de la empresa para ser puesto en práctica durante cada tarea. Debe ser un documento vivo y dinámico, y no puede considerarse escrito en piedra sino que ha de permitir la mejora continua.



Objetivos de la planificación estratégica
Generalmente las empresas persiguen uno de los siguientes cuatro objetivos al momento de embarcarse en un proceso de Planificación Estratégica:
  Sobrevivir en condiciones críticas, al definir estrategias que permitan sobrellevar las condiciones adversas del entorno en el cual opera.
   Permanecer en un negocio específico y consolidar sus resultados a través de apropiadas estrategias competitivas.
        Maximizar las utilidades a partir de un proceso sistemático e innovador.
        Convertirse en la empresa líder en el mercado.


Si retornamos a la idea inicial de planificación estratégica, ahora con un mayor grado de análisis, podemos sustentar que la planificación estratégica se refiere a un proceso organizado a través del cual se desarrolla un plan destinado a definir la dirección global que la empresa tomará en relación a su entorno y la manera de avanzar hacia esa dirección.

La planificación estratégica se diferencia de la planificación táctica, la cual se lleva a cabo en una parte (división, departamento, grupo específico) de la empresa. En otras palabras, la planificación estratégica es del nivel institucional y al largo plazo lo que la planificación táctica es del nivel gerencial y al mediano plazo. Muchos conceptos y metodologías que se emplean en la primera aplican también para la segunda, por lo cual es importante en ambos casos pensar estratégicamente.



REFERENCIAS

[1] París Roche, F. 2005. Planificación estratégica en las organizaciones deportivas. Editorial Paidotribo. Barcelona, España. 172 p.

[2] Simerson, BK. 2011. Strategic planning: a practical guide to strategy formulation and execution. PRAEGER. California, USA. 282 p.

[3] Chiavenato, I. 2008. Administración: teoría, proceso y práctica (tercera edición). McGraw-Hill. Bogotá, Colombia. 415 p.

[4] Olsen, E. 2007. Strategic planning for dummies. Whiley Publishing. New Jersey, USA. 384 p.


Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador