La doncella

La doncella sonríe
y me mira de frente.
¡cuántas cosas me dice
la doncella silente!

Tiene sereno su andar
como de paz grata fuente.
¡Ay qué delicia mirar
su caminar fijamente!

Sólo con verla llegar,
me torno tan impaciente
que le quisiera besar
aun fuera sólo la frente.

La doncella sonríe
y me mira de frente.
¡cuántas cosas me dice
la doncella silente!

Tiene preciosa la cara,
tiene brillante su frente.
Fue su figura tallada,
salió de divino vientre.

Para ofrecer su mirada
al que la mira, sonriente,
la doncella es destinada
por el ser omnipotente.

La doncella sonríe
y me mira de frente.
¡cuántas cosas me dice
la doncella silente!

Cristino Alberto Gómez

Costa Rica, 28 de febrero del 2006
@CristinoAlberto

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador