Patria

Te estuve buscando, 
Patria,
en mis libros de historia
y en las noches de sueño.

¿Por dónde tú andabas?
Dime
y perdona este modo
al que acudo y pregunto.

Salí desandando,
Patria,
intentando encontrarte.
¿Dónde estabas, con quienes?

Te miro a la cara.
Lloro
al mirar la tristeza
que te habita, olvidada.

Tu padre es abuelo.
Triste
se consume asilado
cual mis páginas blancas.

Salúdalo, Patria,
dile
cuando ocupes su lado
que hay espacio en mi casa.

Quisiera decirte,
Patria,
que agradezco tu gesto
como a Dios por el agua.

Andabas buscando
casa,
un rincón donde quieta
descansar horas largas.

Te digo en silencio
gracias:
entre tantos lugares,
escogiste mi alma.

Cristino Alberto Gómez
20 de febrero de 2010

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador