Trujillo, tu padre, en nuestras memorias

Por Cristino Alberto Gómez

La manifestación social de protesta que se efectuó en el Hotel Santo Domingo la noche del jueves 25 de febrero de 2010 da a entender una vez más que sigue vigente la huella de la dictadura de Rafael Trujillo. La nación dominicana recuerda aquella era como uno de los parches más oscuros de su historia.

Medio siglo no es suficiente para olvidar los terribles hechos a través de los cuales la satrapía de Trujillo y sus colaboradores esclavizaron al pueblo dominicano y lo aterrorizaron a tal magnitud que todavía guarda esa pánica sensación. Sobre todo, no es suficiente ni lo será un siglo entero para ocultar los sentimientos de las familias que de manera directa fueron víctimas de la opresión que alimentó la tiranía.

Una hija del dictador, "Angelita" Trujillo y sus promotores aprovechan precisamente el día que la nación dominicana celebra el natalicio de uno de los hombres que le han llenado de orgullo patriótico, Matías Ramón Mella Castillo (conocido por su trabucazo el día de la independencia y por escribir el "Manual de guerra de guerrillas"), para poner en circulación un libro a través del cual intenta desempañar la imagen de Rafael Trujillo, a quien el pueblo recuerda con indignación.

Es cierto que a estas alturas la libertad de expresión en República Dominicana es mucho más amplia que en aquella era (cuando sólo existía en el sueño y ferviente deseo del atropellado pueblo). Sin embargo, llegar tratando de explicar lo injustificable es sembrar en terreno desértico, otorgar nuevas bofetadas como medida para tratar de limpiar la sangre y secar las lágrimas de los adoloridos.

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!