Morena mía

No tengo más poesía
y al contar
iniciando ya he llegado hasta el final.
Sos presente eterno hecho, inmaterial...
y la vida y lo que existe más allá.

No tengo más palabras,
morena mía.
no recuerdo si el pasado conocía
o si existen el ya y el todavía.
Eres trigo en mi tierra antes baldía.

Quisiera que la noche,
ahora oscura,
entendiera que contigo son dulzura
los momentos que me niega su bravura.
Y esta espera, ¿quién sabe cuánto dura?

No traigo mil razones
para explicarte
de este amor cuándo ha venido, de qué parte.
Es la plántula que nunca ha de secarse,
pues se riega con la gracia de besarte.

Cristino Alberto Gómez /Ha vuelto el agua

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!