El tiempo de la reversa

La billetera no puede llevar billetes,
en el parque no deben estar los niños,
en la calle no debes usar el móvil,
la gente seria no gana ningún comicio.

No se atreva a tirarse en el río, vale,
que sus aguas negras no son de vida.
Están castigando la Ley Suprema
porque viola el sueño del genocida.

Que te pregunten aquello que has respondido,
no trabajes que es día de los arados,
que mañana será día del libro
y después de los bueyes o de los campos.

Es que no entiendo la marcha que va de vuelta.
Están cejando ratones o peatones,
que es lo mismo en el tiempo de la reversa,
¡pero ya se rebelan los pantalones!

Cristino Alberto Gómez
9 de junio de 2011

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador