Cuando dije amor

El día cuando dije amor,
las calles se abrieron 
sorprendidas.
Las mañanas suspiraron nuevos aires,
la palabra habitó mis andares.

La luna despertó una tarde
entre los cerros inhóspitos
persiguiendo una mirada gris,
acostumbrada
a la magia vespertina
cuando el sol se aleja,
cuando vuelan las garzas,
cuando regresan.

El día cuando dije amor,
el presente gritó su nombre,
la voluntad derribó la calma
y una semilla
venció las normas sustantivas
para erigirse 
en el árbol que da frutos.

Cristino Alberto Gómez
14 de marzo de 2015
@CristinoAlberto

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador