Dulces aguas

Azul Dios sólo cuando sabe
por qué se tornan, dulces aguas,
griten al descender. No callen.
Digan que me ama.

Sobre estas piedras que acorralan
mi soledad y al que la lleva,
fuerte calor donde arde un alma,
vengan, congelen su pena.

Que venga exijan y sienta
de su dulzura cuan tierno
azul hallar donde encuentra
la frescura del invierno.

 Cristino Alberto Gómez
Costa Rica, 5 de marzo del 2005
@CristinoAlberto

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador