Paloma

Vuela, paloma. No pares.
Vete a bien lejos volar.
Deseo no queda tus alas
de tan confusas mirar.

No te detengas. No insistas
en tu trayecto cambiar.
Por más que quieras no trates
de regresar.

Fuiste en mi vida esa rosa
que sin abrir se cerró,
esa impaciente que el tiempo
sin ver crecer marchitó.

Sigue, paloma, sin rumbo,
sin marcha atrás.
Busca la paz que mi alma
al fin, si vuelas, tendrá.


Cristino Alberto Gómez
Costa Rica, 9 de febrero del 2005
@CristinoAlberto

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador