Es mi poema un canto

Mi poema es el ritmo
de las palabras llanas.
Es mi canción un himno
helado entre las llamas.

Mi verso es solitario,
abandonado y triste.
Es un viejo canario
hambriento, sin alpiste.

Sobre la blanca arena
frente a la Mar Caribe,
una muchacha sueña
y un poeta le escribe.

Llora en la calle un niño,
descalzo, hambriento y frío;
una vez más, dormido
sorprende al pueblo el río.

Es mi poema el canto
que suena al mediodía
del ruiseñor rezando
"Dios te salve María".

Cristino Alberto Gómez Luciano
23 de junio del 2008

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador