Mi regreso

No llores más por mí. Mañana vuelvo
con la aurora, cuando el sol despierte,
y sentirás junto a tu piel el nuevo
hermoso amanecer que he de ofrecerte.

Descubriremos juntos cada nota
que interpreta el río cuando pende
de la montaña azul de donde brota
fresca y dulce el agua que desciende.

No llores ya por mí. Es mi regreso
más seguro que la propia muerte.
Atóme a tu recuerdo cada beso;
si vivo es por la gracia de quererte.

Cristino Alberto Gómez
1 de junio del año 2008

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador