Versos de amor al escondite

Vete conmigo, muchacha.
Ya preparé la parcela.
Tengo comprada la vaca;
hoy sembraré la habichuela.

Vete conmigo esta noche.
Tengo la casa pintada,
un aparato que cose
y una novilla preñada.

Cuando se duerman los viejos
tírate por la ventana.
No te preocupen los flecos;
yo volveré en la mañana.

Te esperaré en la cañada
desde que salga la luna.
Tú llegarás tan callada
como la brisa nocturna.

Cristino Alberto Gómez
3 de junio del 2008

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador