Quítame las horas


Quítame las horas. Cristino Alberto Gómez

I
Quítame las horas.
Déjame los días.

Mírame a los ojos,
compañera vida.

Llévate si quieres
también los instantes;
déjame el momento
cuando fui tu amante.

II
Quiero a veces recordar
el día cuando nací
y al alba abriendo mis ojos
entonces te conocí
pero rechazo la hora
sabiendo que ha de venir
inexorable, sin falta,
la hora de morir.

Háblame vida, si quieres,
de los años y algo más.
¿Quién no quisiera desear
años de felicidad?
¿Quién no recuerda que tuvo
un momento de paz?
Pero ante el tiempo me postro

con esperanza inmortal
y sueño contigo y sueño
a tu lado eternizar
los más hermosos momentos
en los días por llegar,
sin imaginar tan cerca
la hora de la verdad.

III
Quítame todas las horas
vida mía. Toma ya
de mi tiempo cada una
cuando augure lo fatal.
No quiero la hora cero;
sueño el día que vendrá,
cada fin el año nuevo,
cada sueño el despertar.
 

Despójame de las horas;
son aburridas. No más
esperas que me detienen,
horas que no pasarán,
trenes que no se devuelven,
presente sin marcha atrás,
personas que no regresan,
calles oscuras… ¡no más!

Quítame ahora si quieres
las horas que no vendrán.
Dame sueño en todas ellas
con un solo despertar
pero por nada me falles
a la hora de luchar.

Cristino Alberto Gómez
25 de marzo del 2010

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador