La cárcel verde

Esta prisión también es verde.
Miro hacia el frente
y me encuentro.

Son árboles las rejas, pero son
aun verdes, como el platanal,
pintadas así
las rejas que me encierran
y me distancian de ti.

Esta es también mi celda
verde, como estuviera
en medio de la bananera,
tanta gente entre las garras
de las trasnacionales - de las fieras.

Es verde la prisión que habito
y verde mi esperanza sola.
Podrías recordar que existo
si vieras desde la montaña
a dónde vienes con las horas.

Te siento regresar conmigo.
Recuerdo que estuviste siempre.
Olvido la prisión y olvido
si el tiempo me castiga fuerte.

No es verde como verdes fueron
los campos que enterraron gente
(la gente que nació en el verde
y nunca vio el azul del cielo).

Más verde que prisión, mi cuarto
recuerda que por tantos años
fui preso de este verde y vuelve
la historia de esta cárcel verde.


Cristino Alberto Gómez
23 de marzo del 2010

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador