Neruda inmortal







De las mañanas encontró el encanto;
del verso triste cosechó alegría
en la sonrisa de la negra mía;
atardeciendo acompañó mi canto.

Llegó a la isla de Santo Domingo
donde la guerra removió su pecho:
la roja calle de mi gente el lecho
y carcajadas nuevamente el gringo.

La vida suele calcular las horas;
las horas sueñan con traer la muerte;
la muerte ríe cuando te enamoras.

Pero Neruda resultó más fuerte:
hecho poesía, diseñando auroras,
veinte poemas volverá a leerte.

Cristino Alberto Gómez
19 de octubre de 2010

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador