Señor Luis Fernando

A mi sobrino y ahijado, el día de su nacimiento.
Se ha pintado el color de los días.
Han surgido el calor y el sonido.
De brillantes sonrisas la vida
se llena y despierta
forjando un camino.

El otoño inventó madrugadas
que colmaron mi canto de gozo.
Floreció con la prima mirada
el sol que del cielo
describe lo hermoso.

"Bienvenido, Señor Luis Fernando,
que bendito el futuro será",
nuestra voz cantará celebrando
que nace contigo
la felicidad.

Cristino Alberto Gómez
16 de noviembre de 2010

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!