Inmunda sala

En la sala no para de llover.
Supone lo que sigue.
Incomodan las gotas al caer.
El gato les sonríe.

La balanza de nuevo se torció.
Refleja su color.
La bandera colgada se arrugó.
Se viste de dolor.

Impaciente, la tierra escupirá
el agua que pasó
por la sala que así confirmará
el muerto que escondió.

Cristino Alberto Gómez
@CristinoAlberto
27 de marzo de 2015

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!