Con tiempo

Cuando al fin prefiera el tiempo
detenerse, contemplarte,
ver tu pelo sobre el viento,
devolverse y saludarte,
bajo su frente, en silencio,
estaré para escucharte.

Aunque le notes silente
podrás vivir su alegría,
mientras sé yo lo que siente:
soy su fuente de energía.
Hazle buena compañía,
¡dale su beso en la frente!


Cristino Alberto Gómez
Costa Rica, 9 de junio del 2005
@CristinoAlberto

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador