Análisis del texto “El Discurso del Método” de René Descartes. Consideraciones sobre la ciencia.

Cristino Alberto Gómez / @CristinoAlberto


En la primera parte del libro “El discurso del método”, Descartes dice que todos tenemos un mismo sentido común, y por tanto igual capacidad de razonar; la diferencia surge en la manera en que usamos el pensamiento, hacia dónde lo dirigimos.
Tomando en cuenta ese principio, Descartes diseña un método según el cual él piensa, considerando preferible dudar y no presumir. Él señala bien, a manera de advertencia, que él no está recetando un método a la gente para que así piense, sino que está contando la manera en que piensa y dirige su memoria.

Después de mucho estudiar, Descartes notó que todos los conocimientos le traían más dudas. Veía la importancia de saber de todo, pero se daba cuenta que Dios para algo lo traía, y que si no llegaba a darse cuenta de ese algo, no importaba cuánto supiera nunca se satisfaría. Entonces decidió dejar los estudios para viajar y conocer el mundo. Encontró muchas cosas que, aún cuando parecen ridículas, son aceptadas por todo el mundo y por eso uno no se da cuenta de su veracidad. Conocido ese mundo, entonces él se da un vistazo para ver sus diferencias respecto del mundo y determinar hacia dónde dirigirse.

Leer un texto como ése es ver abiertas las páginas que demuestran la amplia sabiduría con que fue creado. La idea que expresa se resume en decir que la ciencia consiste en la duda más que en conocimiento seguro, puesto que cada nuevo saber está sujeto a estudio y a que se le encuentren los errores. Así que la ciencia no da lugar a una verdad absoluta, sino a más fuentes de dudas. Esa característica es quizás la que le da sentido a la ciencia, puesto que si de esa manera no fuera, el conocimiento científico se vería bastante limitado. Pero no, por cada teoría que se dicta aparecen miles de razonamientos que prueban su error y otras tantas maneras diferentes en que se hace verdadera.

La lección que da el texto es que la mayor sabiduría se construye mediante el ejercicio del arte de vivir, siendo ésta la única manera de encontrar las situaciones de vida para las que se requiere el conocimiento, los problemas del mundo cuya resolución demanda más que las costumbres de las sociedades, a veces ingenuas, cobardes y conformistas. De esa manera, vista la realidad, surge de la mente racional una idea que complementada con el conocimiento dará lugar a la resolución del problema social.




@CristinoAlberto
22-09-2006

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador