Déjame agarrarme de ti

Déjame agarrarme de ti,
oh señor, Dios de vida
dame de tu agua viva
para ser feliz.

Cuando me sienta feliz
deja que tu gloria sienta,
y en el día de la tormenta
también déjame agarrarme de ti.

Porque sólo tú, señor,
puedes darme lo que anhelo,
lo que necesito y quiero,
ven, regálame tu amor.

Déjame agarrarme de ti.
Tocar tu manto quiero…
aunque sea sólo el ruedo
pero déjame agarrarme de ti.


Línea Noroeste, 7 de enero del 2006

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador