Átomos de amor

Tu pelo imita las ondas fluviales
del Río Manatí.
Sus aguas frías y tus manos son iguales
alrededor de mí.

Tu piel se eriza en medio del río.
Te buscan mis besos.
Tu cuerpo se confunde con el mío.
Me cubre tu pelo.

Somos átomos de amor enloquecidos.
Un silencio total
se rompe con el sol de los latidos
y tu grito virginal.

Me embriaga el vino de tu pecho.
Me sumerjo en ti,
y un cálido cielo se hace nuestro
en el Río Manatí.

Cristino Alberto Gómez
30 de marzo del 2008

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!