Cuento de nunca acabar

Súbitamente se decidió cumplir la ley sin condiciones a partir del momento cero. Al momento uno, en todo el pueblo ya no había un alma libre para ejecutar la sentencia.

Cristino Alberto Gómez
26 de septiembre de 2014

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador