Agronomía

El lugar donde nace la patria
se pintó de color fantasía;
se llenó de fotones la savia;
prosperó hasta la tierra baldía,
como campo cubierto de acacia.
¡Se llenó nuestro hogar de alegría!

La inclemente distancia y las horas
intentaron alzar las espinas;
las vencieron altivas las rosas
que avivaron las quietas colinas.
Se llenaron de versos mis hojas;
germinaron ayer sonatinas.

Cultivando los fértiles llanos,
despertó el labrador de su sueño.
Son palabras al aire los planos;
son las obras final del empeño.
¡Adelante! ¡Luchemos, hermanos!
Son cobardes fruncidos los ceños.

Tengo un bello país, pisoteado.
El verdugo se viste de noble;
va limpiando los nidos sacados.
Van creciendo torcidos los robles.
Siento el aire silbar preguntando:
“estos ricos, ¿por qué son tan pobres?”

Escuché bajo el árbol un canto
confundido, color de la sierra,
que clamaba, perdido en el llanto,
por aquel con amor a la tierra.
¿Qué figura describe su manto,
qué mirada el futuro que encierra?

Es la aurora y despiertan mis ojos;
rompo el mito de la celosía,
encontrando no más los despojos
de esta patria saqueada, la mía.
¿Cómo puede vencer sus antojos
esa garra que vuelve gandida?

“¡Qué firmeza requiere mi gente
para ver sonreír nuevos días
y con ellos también nuevamente
las familias que hambrientas morían!”,
van pensando los hijos valientes
que supieron de la agronomía.

Llevo un eco grabado en la frente
y el dolor de una triste agonía:
arrancó de mi patria su vientre
la ponzoña de la minería.
Es sencillo tomar lo que encuentre
pero no devolver lo que había.

De esta tierra producen los cerros;
elijamos de nuevo la vida
sin labrar el inerte subsuelo
conquistado por las compañías.
Injertemos saberes al pueblo,
abonemos la parte de arriba.

Llena más que el sabroso pescado
una dosis de sabiduría.
Los que ordenan el campo labrado
saben cómo enfrentar la sequía.
¡Cultivemos el fruto soñado!
¡Qué dinámica, la agronomía!

Cristino Alberto Gómez
11 de octubre de 2014

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador