Jóvenes dominicanos exigen disculpa pública al gobierno de EEUU por agresión militar de 1965

Santo Domingo, República Dominicana,
martes 28 de abril de 2015
Sr. Barack Obama
Presidente de los Estados Unidos de América
La Casa Blanca
1600 Pennsylvania Ave NW,
Washington, DC 20500
Estados Unidos de América.
Cc. 
Sr. Joseph Biden
Presidente de la Cámara Alta
&
Sr. John Boehner
Presidente de la Cámara Baja
Congreso de los Estados Unidos de América
Washington, DC 20515.
Estados Unidos de América.
Señor Presidente Obama:
El 28 de abril de 1965, hace hoy exactamente 50 años, su predecesor, el Presidente Lyndon B. Johnson, envió a República Dominicana a un contingente militar de más de 42 mil soldados de la infantería de Marina de su país, para hacerle la guerra al pueblo dominicano.
Después de 31 años (1930-1961) de dictadura de Rafael Trujillo nuestro país había celebrado sus primeras elecciones libres el 2 de diciembre de 1962, eligiendo a Juan Bosch, Presidente Constitucional de la República por un período de 4 años. El presidente electo fue investido el 27 de febrero de 1963, y trajo consigo una nueva y liberal Constitución Política, que buscaba transformar la oprobiosa sociedad trujillista en una nación democrática, justa y digna para todos los dominicanos y dominicanas, sin importar su origen social. Desmantelar estructuras de poder que preservan privilegios no suele ser fácil en una sociedad oligarca, y Bosch es derrocado el 25 de septiembre de 1963, por los sectores conservadores nacionales y de los Estados Unidos, los cuales instalaron en RD uno de los más corruptos y represivos gobiernos ilegales de la historia de nuestro país.
Sin embargo, el 24 de abril de 1965, el pueblo dominicano reacciona y produce un movimiento de contra golpe, y el 27 de abril logra retomar el poder legítimo y legal que le fue conculcado por el golpismo. Pero, vencidos los golpistas, el
Presidente Johnson decide intervenir militarmente en los asuntos internos dominicanos. Era la segunda vez en lo que iba del siglo XX que el gobierno de los Estados Unidos hacía desembarcar tropas militares en Santo Domingo.
Durante 4 meses, las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos utilizaron todo el poder militar de una superpotencia mundial matando cn sus armas a cerca de 8 mil dominicanos, entre civiles y combatientes.
Su gobierno, en contubernio con la Organización de Estados Americanos, avalaron la firma de un acuerdo de paz que los hizo permanecer en territorio dominicano. Con esta presencia, se celebraron elecciones vigiladas y supeditadas a los intereses foráneos al pueblo dominicano. Desde entonces y hasta la fecha, el Gobierno de los Estados Unidos de América se ha caracterizado, como en el resto del continente americano y del mundo, por una constante e irrespetuosa injerencia en los asuntos internos de nuestro país, muchas veces en menoscabo de nuestra institucionalidad política.
El daño propiciado por la interrupción del orden constitucional del 63 y por la intervención militar de su país en el nuestro ha dejado un legado funesto para la vida de los dominicanos y dominicanas en los últimas cinco décadas. La institucionalidad democrática ha sido signada por la inequidad y exclusión social, la reproducción de la pobreza y por la violación sistémica de los derechos humanos por razones sociales y por razones políticas.
Usted, presidente Obama, se ha caracterizado por ser un jefe de Estado diferente a sus antecesores. Sus orígenes sociales lo hacen más cerca de los pueblos humildes y vilipendiados por la historia de los poderosos. En tal sentido, apelamos a su sensibilidad social y política, y a su alto sentido de responsabilidad histórica para reclamar, formalmente, y en nombre de la juventud dominicana de hoy, el desagravio público de los Estados Unidos por el crimen de Estado perpetrado por sus Fuerzas Armadas al invadir nuestro territorio, malograr nuestra democracia, secuestrar la voluntad popular de nuestro pueblo, y asesinar a miles de inocentes.
Presidente Obama, usted pronunció las siguientes palabras durante la reciente Cumbre de las Américas, al comentar la lucha por la justicia social de los afroamericanos como usted en su país: “Y a pesar de las golpizas de ese día, regresaron junto con más personas. Y la consciencia de una nación se agitó. Sus esfuerzos doblaron, de acuerdo con las palabras del Dr. Martin Luther King, el arco del universo moral hacia la justicia”.
Ante tales palabras, creemos justo que después de 50 años, presidente Obama, el Gobierno de los Estados Unidos desista de intervenir en la agenda política dominicana, y presente disculpas públicas por la agresión militar de su país al nuestro, como prueba sincera de un estadista que procura la fraternidad entre los pueblos y la esperanza de un futuro diferente, sobre un pasado de verdad. Porque somos parte de él, le afirmamos que el pueblo dominicano sabe perdonar a quien lo respeta.
Agradeciéndole su atención, quedamos de usted, con nuestras mejores salutaciones, nosotros, cincuenta jóvenes representa ntes de diferentes organizaciones y orígenes sociales de la República Dominicana de hoy.
 Claudio Caamaño
Juan Miguel Pérez
Jhonatan Liriano
Heidy Adón
Khrista Ochoa
Julitín Calzado
Stalin Martínez
Claudia Custodio
Rayza De León
Emerson Méndez
Amilkar Almánzar
Jairo Mateo
Mery Dorrejo
Jesús Morán
Ruddy Almonte
Laura Reyes
Merlyn Andújar
Roberto Valentín Guerrero
Robinson Guerrero
Bartolomé Pujals
Virginia Rodríguez
Amaury Pérez
Jaime Rodríguez
Amín Pérez
Taina Reyes
Dania Batista
Daisy Garcia Ventura
Geny Lozada
José Luis Morrillo
Manuel Dorville
Bryan Espinal Reyes
Erika Arias
Benito Morantín
Edgar García
Alexander Rosario
Alfred Cruz
Jhonatan Pichardo
Miguel Olivo
Juan Carlos Pérez Moronta
Cristino Gómez
Chancousky Acosta Veras
Moisés Sánchez
Ysidro García Rodríguez
Eddy Núñez
Francisco Arias
Franiel Genao
Anel Luna Ovalles
Daulin Santana
Antonio Rodríguez


@CristinoAlberto

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador