Por si acaso

Noche, no dejes que mire tus estrellas.
Piérdeme a este paso del camino
si es verdad que entre todas la más bella
mis papeles quemará de su cariño.

Bella noche, tú no cambies de color.
No permitas me destruya la impaciencia,
mas si vuelco tú no cambies de apariencia.

Sonarán mis llantos, llenos de dolor,
si te viras. No te atrevas, ten conciencia
del que cesa en esta celda: el pleno amor.

 Cristino Alberto Gómez
Costa Rica, 15 de julio del 2005
 @CristinoAlberto

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!