Amé

No protesto a mi Dios porque haya muerto,
no sé por qué acabó la fiesta.
Comprendo que viví, he ahí lo cierto.
No fui nadie,
y aún perdido bajo el sol
como arena en el desierto
puedo decir
que un día fui poeta.

Amé a la mujer con toda el alma,
no a una sino a todas.
¡A todas las amé!, no oiga ninguna,
a unas di mi corazón, a otras el alma,
a todas las amé de mil maneras.

Ninguna a mí me quiso y no importaba.
Sólo quise amar.
Yo fui para ellas.
Amé sin exigir lágrima alguna,
mi pecado siempre fue robar sus besos,
sin nunca preguntar tocar sus manos
y entre caricias despeinar su pelo.

Cristino Alberto Gómez
Costa Rica, 1 de septiembre del 2006 
@CristinoAlberto

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador