No la hay

Mi amor es tan real,
tan tuyo al menos,
que eres en quien pienso aún,
hoy después de ver
pasar tan largo tiempo.

Eres la protagonista de mis sueños
aunque no seas
la que al despertar encuentro
acariciando mis cejas,
mis arrugas,
las huellas del tiempo.

Tan certeras fueron mis palabras
al decir “me voy porque has querido
mas te advierto no tendrás mi olvido”,
que es tu cara la que veo sonriendo
al mirar las fotos, y entre ellas
aún las más nuevas.

No hay otra, no la hay.

No fuiste tú la única,
siquiera la primera,
pero contigo
mi vida fue más bella.
¡Ay, fuiste tan sincera!

Amor, estoy llorando.
Déjame llorar.
No te pido que vuelvas.
No lo hagas jamás,
ya no regreses.
Aquí está ella.

Cristino Alberto Gómez
Costa Rica, 1 de septiembre del 2006    
@CristinoAlberto

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador