Marisol

Andando por el pasillo
de nuestra universidad
viene llena de bondad
cargando un bolso amarillo,
cual carpintero el martillo
que lleva por dondequiera,
mi amiga y gran compañera
como del día es el sol.
¡Que Dios esté, Marisol,
contigo la vida entera!

A veces bromeando voy
y mientras frunces el ceño
te digo en buen cibaeño
«¿cómo tu ta, Marisoi?»
“Yo ni sé cómo yo toy”,
tú me respondes sonriente
y me sigues la corriente.
Luego te doy un abrazo
y digo: «cuidao, mi brazo
puede tenei repelente».

“Voy, voy”, dice y es la clave:
ya su paso avanzará
y en un segundo estará
volando a mi brazo el ave
que tanto adoro y lo sabe
porque la felicidad
se vuelve una realidad
cuando a mi lado la siento,
presente y en pensamiento.
¡Qué hermosa nuestra amistad!

Cristino Alberto Gómez
Costa Rica, 28 de julio del 2006

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!