Dijiste que volvías

No debe sorprender mi copla triste.
Dijiste que volvías
cuando te fuiste.

Después de amenizar mis fantasías,
la espalda me ofreciste
mientras hacías

promesas para el tiempo que no existe.
Soñé que ya estarías
y no viniste.

No vengo a suplicar. Las melodías
que airean tu ventana
son de los días

que esperan por llegar, porque mañana,
quizás como quisiste,
sabrás lejana

la voz que sin pensar desconociste.
Resuena hasta en tu sábana
porque te fuiste.

Cristino Alberto Gómez
3 de enero de 2016

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!