Hazme morir

Inventa con tu risa que me duerma,
adorna con tus ojos mi existir,
apaga con locura mi linterna,...
¡hazme morir!

Detén de mis latidos los tambores,
anuncia tu naciente porvenir,
rebosa de caricias mis temores,...
¡hazme morir!

La vida terminó con tu desprecio;
la noche consumió cuando el sentir
mi aguado corazón, ayer deshecho.
¡Hazme morir!

Habita mi esperanza una colina
que no tuve la fuerza de subir;
te doy de mis espadas la más fina:
¡hazme morir!

Prometo separar de mi memoria
el tiempo cuando tome este elíxir;
acaba de una vez con esta historia:
¡hazme morir!

Cristino Alberto Gómez
7 de diciembre de 2014

@CristinoAlberto

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!