Yaciente soñador

No quedan líneas por llenar
ni noches por dormir
ni lluvias que pasar.

Sabe el destino, antaño gris,
si viene o seguirá
buscando otro nidal.

Es mi esperanza como yo,
yaciente soñador
que extiende un paso más.

No tengo sueños por cumplir
ni vida que pelear
ni tierra que habitar.

Soy el pariente adolorido,
los sueños incumplidos,
las horas por llegar.

Voy caminando sin saber
las pistas a correr.
Mi rumbo apunta el mar.

Porque mi cuerpo derretí,
mi mente acobardé...
la vida se me va.

Cristino Alberto Gómez
16 de febrero de 2015

@CristinoAlberto

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!