Soledad


Acudo a ti, soledad,
en las noches vacías,
en las horas sin tiempo
recurro a ti.

Cuando vuelan los versos
y se dispersan
entre dendritas y axones,
materia gris, materia blanca,
materia verde, materia seca,
materia orgánica y descompuesta.

Acudo a ti cuando esperan
mis páginas blancas
una palabra, un milagro,
siquiera un punto.

Cuando anhelan mis ojos
entre sus líneas
hallar un recuerdo,
una lágrima, un beso.

Solitaria y sombría
tras de la puerta,
en un rincón de mi cuarto,
de pie junto a la ventana,
callada y tímida,
al fin te encuentro.

Cristino Alberto Gómez Luciano
11 de marzo del 2008

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!