Relámpago

Vengo tan sólo a decirte hola
como el relámpago que descubre
nuestra mirada en la calle sola
y arrebatado en la noche huye.

Las viejas flores son frutos secos
que maduraron so miles soles
y en la montaña se pierde el eco
ha mucho alegre de mis canciones.

He regresado con la mañana
que fue contigo completo día
cuando naciendo tras la montaña
aseguraba que llegaría.

Amargo el tiempo de mí destruye
la juventud y la frente amplía
mientras la vida llenar arguye
mas de cenizas y lejanía.

Cristino Alberto Gómez
1 de noviembre de 2010

Entradas más populares de este blog

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!

Yaciente soñador