Un hombre canta

Un hombre canta
cual amargura le ha dejado
de su adorada la ausencia...
salsa, bachata,
bolero, mambo.
Un hombre canta,
yo estoy llorando.

Un hombre miente,
ruega que vuelva y se arrepiente
de haber fallado.
¡Cuánto la quiere!, 
jura a los santos.
Un hombre miente,
yo estoy llorando.

Un hombre explota
con pensamientos sus sesos blandos.
Sus sentimientos lleva enterrados,
se hunde y sufre con alma rota,
con ojos secos, con rostro amargo.
Un hombre explota,
yo estoy llorando.

Un hombre calla,
lo olvida todo, que ya es pasado...
nada le impide que siga andando;
lleva en lo alto la misma cara.
¿Por qué esconderla? Nada ha pasado.
Un hombre calla;
yo estoy llorando.

Un hombre ríe
porque se dice ser mariposa
que entre las rosas
se posa y vuela,
que toma el néctar y ya no exige,
sigue volando.
Un hombre ríe,
yo estoy llorando.

Porque te quiero
y en ti se ha ido el mejor regalo
que aun temporal el señor me ha dado,
porque se me hace la vida zarza
cuyas espinas estoy pisando...
sobre el desierto voy caminando
con pies descalzos,
con voz al cielo, con paño blanco.
Porque te quiero,
yo estoy llorando.

Tú estás ausente,
no sé si vuelves, no sé si sientes,
no sé si escuchas cuando te llamo.
Tú estás ausente,
yo estoy llorando.

Cristino Alberto Gómez 
Costa Rica, 11 de marzo de 2006

Entradas más populares de este blog

El estudio de mercado de un proyecto

Capitales de la comunidad y desarrollo rural

¡Buenos días, universo!